Que Quiso Decir Jesus Todo Esta Cumplido

¡Todo está cumplido! Estas son las últimas palabras que Jesús pronunció antes de morir en la cruz. Pero, ¿qué quiso decir exactamente con esta frase? ¿Cuál es el significado detrás de estas tres palabras tan poderosas?

Para entender lo que Jesús quiso decir con esta frase, primero debemos mirar hacia atrás en la historia bíblica y comprender el contexto en el que ocurrió su crucifixión. Desde el principio, Dios había diseñado un plan para la salvación de la humanidad. Este plan involucraba la entrega de su único hijo para que muriera en la cruz y pagara por nuestros pecados.

Cuando Jesús dijo «todo está cumplido», estaba declarando que su misión había sido completada con éxito. Había llevado a cabo el plan de Dios para salvar a la humanidad de su pecado y sufrimiento. Su muerte era un acto de amor redentor que abría el camino hacia la reconciliación con Dios.

En resumen, «todo está cumplido» es una declaración poderosa de Jesús sobre su obra redentora en la cruz. Esta frase no solo representa su entrega para salvarnos, sino que también significa que nuestro camino hacia la redención ha sido allanado gracias a su amoroso sacrificio.

La frase «¿Qué quiso decir Jesús ‘todo está cumplido’?» se refiere a una de las últimas frases que Jesús pronunció en la cruz antes de morir. Según el Evangelio de Juan, al morir Jesús dijo «Todo está cumplido» (Juan 19:30), lo que ha llevado a muchas interpretaciones y reflexiones teológicas sobre el significado de estas palabras.

En general, se cree que esta frase hace referencia al cumplimiento de la misión de Jesús en la Tierra, que fue la de venir a salvar a la humanidad del pecado y reconciliarla con Dios. También se interpreta que esta frase significa que se han cumplido las profecías del Antiguo Testamento sobre la muerte del Mesías, y que Jesús ha llevado a cabo todo lo que se esperaba de él.

Por último, algunos ven en esta frase una expresión de rendición ante la voluntad divina, ya que Jesús acepta su muerte en la cruz como parte del plan de Dios para la salvación de la humanidad. En resumen, «todo está cumplido» puede entenderse como una declaración de victoria, de cumplimiento de la misión y de rendición ante Dios.

La victoria de amor de Jesús nos hace libres y perdona todo.

Como sacerdote de la iglesia, es mi deber compartir con ustedes la maravillosa noticia de la victoria de amor de Jesús, quien nos libera de todo pecado y perdona nuestras faltas.

Jesús, nuestro salvador, entregó su vida por nosotros en la cruz para que pudiéramos tener vida eterna. Su amor y sacrificio sin igual nos muestra la verdadera libertad y misericordia divina.

Es por su muerte y resurrección que tenemos el regalo de la salvación y podemos encontrar la paz y la redención. ¡Qué maravilla es el amor de Jesús!

En nuestros momentos más oscuros y pecaminosos, podemos encontrar refugio en su amor y gracia. Nos concede el perdón de nuestros pecados y nos renueva para que podamos caminar en un nuevo camino de vida.

Recuerda que nada es imposible cuando ponemos nuestra fe en Jesús y nos entregamos a su amor. Su victoria sobre el pecado y la muerte es nuestra propia victoria, y podemos celebrar en su nombre.

Así que hoy te invito a confiar en el amor de Jesús, a buscar su misericordia y a dejar que su victoria te llene con paz y libertad. ¡Él te ama y quiere bendecirte con su gracia sin fin! Gracias Señor Jesús por amarnos tanto. Bendiciones!

Que ver además en Jesucristo:

 

La última frase de Jesús: triunfo divino en el pasado y salvación presente.

La última frase de Jesús en la cruz es una de las más impactantes de toda la Biblia. Cuando dijo «Consumado es» (Juan 19:30), estaba declarando el triunfo de Dios en la historia de la humanidad.

Es importante entender que la muerte de Jesús en la cruz no fue un fracaso, sino la victoria más grande jamás vista. A través de su sacrificio, Jesús pagó el precio por nuestros pecados y nos ofreció la salvación eterna.

No importa cuánto hayamos pecado, ni cuán lejos nos hayamos alejado de Dios. La obra de Jesús en la cruz fue completa y perfecta. No hay nada que podamos hacer para merecer la salvación, simplemente debemos aceptarla como un regalo gratuitamente ofrecido por Dios.

En este momento, en el presente, podemos experimentar la salvación que Jesús nos ofreció hace más de 2,000 años. Podemos tener la seguridad de que nuestros pecados han sido perdonados y que tenemos una relación restaurada con Dios.

Como sacerdotes de la Iglesia, es importante que llevemos el mensaje de la salvación a aquellos que aún no la han recibido. Que podamos mostrarles el amor incondicional de Dios y la maravillosa obra que Jesús hizo en la cruz.

Recordemos siempre la última frase de Jesús en la cruz y celebremos el triunfo divino en el pasado y la salvación presente. ¡Amén!

Descubre el poder transformador detrás de la frase cristiana ‘Todo está cumplido

Amados hermanos y hermanas en Cristo, hoy quiero hablarles de una de las frases más poderosas y transformadoras de toda la Biblia: ‘Todo está cumplido’. Cuando Jesús pronunció estas palabras desde la cruz, estaba anunciando al mundo entero que su sacrificio redentor había sido completado, que el precio por nuestros pecados había sido pagado en su totalidad.

Imaginen por un momento la escena: Jesús, clavado a la cruz, respirando con dificultad, soportando todo el peso del dolor y la humillación. Y sin embargo, en medio de todo esto, tiene la fuerza y la claridad para decir: ‘¡Todo está cumplido!’.

Esta frase nos recuerda que nuestra salvación no depende de nuestros esfuerzos, de nuestras buenas obras o de nuestras intenciones sinceras. Nuestra salvación es un regalo gratuito y completo que ha sido comprado para nosotros por el sacrificio de Jesús en la cruz.

Es fácil pensar que nuestra relación con Dios depende de lo que hagamos o dejamos de hacer. Pero eso es una mentira del enemigo. La verdad es que nuestra relación con Dios se basa únicamente en lo que Jesús ha hecho por nosotros en la cruz. Si ponemos nuestra fe en él, si aceptamos su regalo de vida eterna, entonces podemos estar seguros de que todo está cumplido.

Esta frase también nos recuerda que no debemos seguir aferrándonos a nuestra propia culpa y vergüenza. Jesús ha tomado todo eso sobre sí mismo, y nos ha dado su perdón y su gracia. No hay nada más que podamos hacer para ganar el favor de Dios. Todo está cumplido.

Queridos hermanos y hermanas, dejemos que estas palabras poderosas penetren en nuestro corazón y nuestra mente. Que nos ayuden a confiar más plenamente en el amor de Dios y en la obra de Jesús en la cruz. Que nos den la fuerza y el coraje para vivir nuestras vidas como testigos fieles de su gracia. Todo está cumplido. La victoria es nuestra en Cristo.

¡No esperes más para descubrir la verdad!
Jesús lo dijo claramente: ¡Todo está cumplido!
Pero, ¿qué significado tiene esto para ti? ¿Cómo puedes aplicar esta frase a tu vida y encontrar la paz y la realización que tanto deseas? ¿Estarás dispuesto a hacerlo?
Recuerda, la búsqueda de la verdad no termina aquí. Siempre hay más por descubrir, más por aprender y más por explorar. Así que sigue adelante y nunca dejes de buscar. ¡Tu camino hacia la felicidad te espera!

Deja un comentario